-- PAZ MENTAL --
-- ARMONIA ESPIRITUAL --

Noticias

Documental de National Geographic sobre Aikido

Posted by Aikido Guayaquil on May 10, 2014 at 1:25 PM Comments comments (0)

Deadly Arts es una serie de documentales sobre diferentes artes marciales de todo el mundo, a través de los viajes de su presentadora, y tambien artista marcial Josette Normandou

 

En este caso, se trata de un capítulo dedicado al Aikido, que, más que para su estudio técnico, es interesante desde el punto de vista cultural. A través de este documental podremos conocer aspectos tan interesantes como los dojos en Japón, que significa ser un Uchi-Deshi, o el artesanal proceso de forja de una espada japonesa (katana). También están presentes otros aspectos interesantes como la etiqueta, o el correcto y estricto comportamiento en un dojo.

 

A lo largo del viaje visita a varios maestros, como Hitohiro Saito (Hijo de Morihiro Saito) Yoshimitsu Yamada (invitado por aquellas fechas a impartir un curso en Japón) o el propio Doshu Moriteru Ueshiba, con quien comparte una ceremonia del Té.

PARTE 1

You need Adobe Flash Player to view this content.


PARTE 2

You need Adobe Flash Player to view this content.


PARTE 3

You need Adobe Flash Player to view this content.


PARTE 4

You need Adobe Flash Player to view this content.


PARTE 5

You need Adobe Flash Player to view this content.


PARTE 6

You need Adobe Flash Player to view this content.


Entrevista con Morihei Ueshiba y Kisshomaru Ueshiba

Posted by Aikido Guayaquil on May 10, 2014 at 1:10 PM Comments comments (0)

(Aiki News 18-21, 1976 )


A: Cuando era estudiante mi profesor de filosofía nos mostró la foto de un filósofo famoso, estoy sorprendido del parecido con usted, Sensei.

O-Sensei: Ya veo. A lo mejor debí haber entrado al campo de la filosofía. Mi lado espiritual está más enfatizado que mi lado físico.

B: ¿Podría hablar de los principios de Aikido? El público en general relaciona al Aikido con algo místico como el ninjutsu, puesto que usted Sensei, hace caer oponentes con la velocidad del relámpago y ha cargado objetos que pesan varios cientos de libras.

O-Sensei: Solo parece ser místico. En Aikido utilizamos completamente el poder del oponente, de tal forma que mientras más poder use el oponente, más fácil será para ti.

B: En ese sentido entonces, hay también aiki en judo, puesto que en judo te sincronizas con tu oponente. Si él jala, tu empujas; si él empuja, tu jalas. Lo mueves de acuerdo a este principio y le haces perder el balance para aplicar tu técnica.

O-Sensei:En Aikido, definitivamente no hay ataque. El atacar significa que el espíritu ya ha perdido. Nos debemos adherir al principio de no-resistencia absoluta, es decir, no nos oponemos al atacante. Así no hay oponente en Aikido. La victoria en Aikido es masakatsu agatsu (verdadera victoria, auto-victoria); como ganas sobre todos de acuerdo con la misión del cielo, posees fuerza absoluta.B: ¿Esto significa ato no sen? (Este término se refiere a una respuesta tardía a un ataque.)

O-Sensei: Absolutamente no. No es cuestión de sensen no sen, o sen no sen. Si quisiera decirlo en palabras diría que controlas a tu oponente si intentar controlarlo. Es decir, el estado de continua victoria. No se trata de ganar o perder. En este sentido, no hay oponente en el Aikido. Aún si tu tienes un oponente, el se hace parte de ti, un compañero que solo controlas.

B: ¿Cuantas técnicas hay en el Aikido?

O-Sensei: Hay cerca de 3,000 técnicas básicas, y cada una de ellas tiene 16 variantes… por lo que hay varios miles. Dependiendo de la situación, puedes crear otras nuevas.

A: ¿Cuándo comenzó a estudiar artes marciales?

O-Sensei: Al rededor de los 14 o 15 años. Primero aprendí Tenshinyo-ryo Jiujitsu con Tokusaburo Tozawa Sensei, después Kito-ryu, Yagyu-ryu, Aioi-ryu, Shinkaga-ryu, todas ellas formas de jujutsu. Sin embargo, pensaba que en algún lugar debería haber una verdadera forma de budo. Intenté Hozoin-ryo sojitsu y kendo, pero todas esas artes se relacionan con formas de combate uno a uno por lo que no me satisfacían. Así que visité muchos lugares del país buscando el Camino y entrenando, pero todo en vano.

A: ¿Es este el entrenamiento ascético del guerrero?

O-Sensei: Si, la búsqueda del verdadero budo. Cuando solía ir a otras escuelas nunca retaba al sensei del dojo. El individuo a cargo de un dojo está agobiado por muchas cosas, por lo que es muy difícil que muestre sus verdaderas habilidades. Le daba mis respetos y aprendía de él. Si juzgaba que yo era superior, le daba mis respetos y regresaba a casa.

B: Entonces no aprendió Aikido desde el principio. ¿Cuándo surgió el Aikido?

O-Sensei: Como dije anteriormente, fui a muchos lugares buscando el verdadero budo. Cuando tenía cerca de 30 años, me establecí en Hokkaido. En cierta ocasión, cuando me encontraba en Hisada en Engaru, provincia de Kitami, conocí a cierto Sokaku Takeda Sensei del clan Aizu que me enseñó Daito-ryu jujutsu. Durante 30 días en lo que aprendí del él, sentí algo como una inspiración. Después, invité a este maestro a mi casa y junto con 15 o 16 de mis empleados me hice un estudiante buscando la esencia del budo.

B: ¿Descubrió el Aikido mientras aprendía Daito-ryu con Sokaku Takeda?

O-Sensei: No, sería más acertado decir que Takeda Sensei abrió mis ojos al budo.

A: ¿Entonces hubo circunstancias especiales al rededor de su descubrimiento del Aikido?

O-Sensei: Si. Sucedió de esta forma. Mi padre se puso críticamente enfermo en 1919. Pedí abandonar a Takeda Sensei y me dirigí a casa. En el camino me dijeron que si uno iba a Ayabe cercano Kyoto y dedicaba una oración entonces cualquier enfermedad podría curarse. Así que fui ahí y conocí a Onisaburo Deguchi. Después de esto, cuando llegue a casa, supe que mi padre ya esta muerto. Aun cuando solo había visto a Deguchi Sensei una sola vez, decidí moverme a Ayabe con mi familia y terminé quedándome ahí hasta el final del periodo Taisho (cerca de 1935). Si… en ese tiempo tenia cerca de 40 años. Un día cuando me estaba secando al lado de un poso, de repente, una cascada de cegadores destellos dorados bajaron del cielo envolviendo todo mi cuerpo. Inmediatamente mi cuerpo se hizo más y más grande, alcanzando el tamaño del todo el Universo. Inundado por esta experiencia me di cuenta que uno no debe pensar en ganar. La forma del budo debe ser amor. Uno debe vivir en el amor. Esto es Aikido y ésta es la forma antigua de la postura en kenjutsu. Después de esta realización me sentí jubiloso y no pude aguantar las lágrimas.

B: He oído una historia acerca de como se vio involucrado en un pelea con

cerca de 150 trabajadores.

O-Sensei: Lo estuve? Recuerdo… Deguchi Sensei fue a Mongolia en 1924 para llevar a cabo su meta de una gran comunidad Asiática de acuerdo con la política nacional. Lo acompañé es su búsqueda aun cuando se me pidió entrar en la armada. Viajamos por Mongolia y Manchuria. Mientras estábamos en este último, nos encontramos con un grupo de bandidos montados por lo que hubo una gran balacera. Regresé el fuego con una mauser y entonces procedí a correr en medio de los bandidos, atacándolos fieramente y dispersándolos. Conseguí escapar del peligro.

B: Ashihei Hino escribió una historia llamada “Oja no Za” en Shosetsu Shincho en la cual discute el periodo juvenil de Tenryu Saburo, el rebelde del mundo del Sumo, y su encuentro con el arte marcial de Aikido y su espíritu verdadero. ¿Esto lo incluye a usted Sensei?

O-Sensei: Si.

B: Entonces, ¿Quiere decir que estuvo asociado con Tenryu por algún periodo?

O-Sensei: Si, él estuvo en mi casa por cerca de tres meses.

B: ¿Fue esto en Manchuria?

O-Sensei: Si, lo conocí cuando estábamos haciendo las rondas después de la

celebración del décimo aniversario del establecimiento del gobierno en Manchuria.

Había un joven agradable en la fiesta y mucha gente lo animó con estos comentarios, “Este Sensei tiene una fuerza tremenda, ¿Qué tal si te pruebas con él?” Pregunté a alguien a mi lado quien era esta persona. Se me explicó que era el famoso Tenryu que había abandonado la asociación de luchadores de Sumo. Me presentaron con él y finalmente terminamos midiendo muestras fuerzas. Me senté y le dije a Tenryu, “Por favor intenta empujarme, empuja duro, no te detengas.” Como conocía el secreto del Aikido, no me movió ni una pulgada. Aun Tenryu pareció sorprendido por esto. Y como resultado de la experiencia, él se hizo estudiante del Aikido. Él era una muy buena persona.

A: Sensei, ¿Ha estado también asociado con la marina?

O-Sensei: Si, por mucho tiempo. Iniciando cerca de 1927 o 28, por un periodo de cerca de 10 años fui profesor de tiempo parcial en la Academia Naval.

B: ¿Enseño a soldados en el tiempo que estuvo enseñando en la Academia Naval?

O-Sensei: He enseñado muy seguido para la milicia, empezando con la Academia Naval en 1927-28. En 1932 0 1933 inicié una clase de artes marciales en la Escuela Toyama para la armada. Entonces en 1941-42 enseñe Aikido a estudiantes de la Academia de la Policía Militar. También en una ocasión di una exhibición de Aikido por invitación del General Toshie Maeda, Superintendente de la Academia de la Armada.

B: Como estuvo involucrado en la enseñanza a soldados, deben haber muchos episodios con tipos rudos.

O-Sensei: Si. Hasta una vez me emboscaron

B: ¿Fue porque lo consideraban un maestro despótico?

O-Sensei: No, no fue eso. Fue para probar mi fortaleza. Fue en el tiempo que empezaba a enseñar Aikido a la policía militar. Una tarde mientras caminaba por los campos de entrenamiento, sentí que algo extraño sucedía, sentí que algo pasaba. De repente, de todas direcciones, de atrás de los arbustos y depresiones aparecieron muchos soldados que me rodearon. Empezaron a tirar golpes hacia mi con espadas y rifles de madera. Pero como estaba acostumbrado a este tipo de cosas no me inmuté para nada. Cuando intentaban golpearme giraba mi cuerpo hacia aquí y hacia allá y ellos caían fácilmente al tocarlos. Finalmente quedaron todos exhaustos. El mundo está lleno de sorpresas. El otro día encontré a uno de los hombres que me atacaron.

Soy consejero de la Policía Militar en la prefectura de Wakayama. Durante una reunión reciente, un individuo me reconoció por lo que se me acercó sonriendo. Después de platicar unos minutos, supe que él fue uno de los hombres que me atacaron ese día hace muchos años. Mientras se rascaba la cabeza me relató lo siguiente: “Estoy muy apenado del incidente. Ese día estuvimos discutiendo si el nuevo profesor de Aikido era o no realmente fuerte. Un grupo de nosotros, policías militares de sangre caliente, discutimos el tema y decidimos probar al nuevo maestro. Cerca de 30 hombres nos escondimos y esperamos. Nos sorprendió completamente que 30 hombre seguros de sí mismos no pudieron hacer nada contra su fortaleza.”

C: ¿Hubo algún episodio de estos mientras estuvo en la Escuela Toyama?

O-Sensei: ¿Competencia de fuerza? Hubo un incidente, creo, antes del episodio con la policía militar. Algunos capitanes que enseñaban en la escuela Toyama me invitaron a probar mi fuerza contra ellos. Todos estaban orgullosos de sus habilidades, y decían cosas como estas: “Fui capaz de levantar tal-y-tal peso,” o “Rompí un madero de tantas pulgadas de diámetro”, Yo les expliqué, “No tengo tanta fuerza como ustedes, pero puedo hacer caer gente como ustedes con tan solo mi dedo meñique. Me apenaría tumbarlos, por lo que en su lugar hagamos esto.” Extendí mi brazo derecho y puse la punta de mi dedo índice al final de un escritorio y los invité a ponerse sobre su estómago sobre mi brazo. Uno, dos, y entonces tres oficiales sobre mi brazo, para entonces todo tenían los ojos abiertos. Continué hasta tener seis hombres sobre mi brazo y entonces le pedí al oficial que estaba más cerca de mí que me diera un vaso de agua. Mientras bebía el agua con mi mano izquierda todos permanecieron callados e intercambiando miradas.

B: Además del Aikido, debe tener una fuerza física tremenda

O-Sensei: No realmente.

Kisshomaru Ueshiba: Por supuesto que él posee fuerza, pero ésta debe ser descrita como el poder del ki, no como fuerza física. Hace algún tiempo, cuando fuimos a un nuevo asentamiento en el país, vimos a siete y ocho trabajadores intentando en vano levantar un enorme tocón de árbol. Mi padre los miró por un momento, pidiéndoles después que se alejaran porque él lo intentaría. Levantó el tocón fácilmente y se lo llevó lejos. Es totalmente inconcebible hacer tal tipo de cosas con mera fuerza física.

También está el incidente que involucra a cierto Mihamahiro.

B: ¿El mismo Mihamahiro de la Asociación de Luchadores de Sumo Takasago Beya?

O-Sensei: Si, él era de la provincia Kishu. Cuando estuve en Shingu in Wakayama,

Mihamahiro la estuvo haciendo bien en el Sumo. Tenía una fortaleza tremenda y podía levantar tres rieles que pesaban varios cientos de libras. Cuando supe que Mihamahiro estaba en el pueblo, lo invité a venir. Mientras platicábamos Mihamahiro dijo, “También he oído que usted Sensei, posee una gran fortaleza. ¿Porqué no probamos nuestras fuerzas?” “Está bien, te puedo controlar con tan solo mi dedo índice,” le contesté. Entonces le permití que me empujara mientras estaba sentado. Este tipo capaz de levantar enormes pesos se hinchó y resopló pero no pudo moverme. Después de esto, redireccioné su fuerza alejándola de mí por lo que salió volando. Mientras caía lo presioné con mi dedo índice, y él permaneció totalmente inmovilizado.

Fue como si un adulto inmovilizara a un bebe. Después le sugerí que empujara contra mi frente. Sin embargo nuevamente no pudo moverme. Extendí mis piernas hacia delante, y balanceándome, levante mis piernas del piso mientras él seguía empujando. Quedo tan sorprendido que empezó a estudiar Aikido.

A: Cuando dice que presiona a una persona con un solo dedo, ¿presiona un punto vital?

O-Sensei: Dibujo un círculo alrededor de él. Su poder se encierra dentro de ese círculo. No importa que tan fuerte sea, no puede extender su poder fuera del círculo. Se vuelve impotente. Así, si presionas a tu oponente mientras estás fuera de su círculo, lo puedes controlar con tu dedo índice o tu dedo meñique. Esto es posible porque tu oponente se ha vuelto impotente.

B: Una vez más, es una cuestión de física. También en judo, cuando tiras a un oponente o lo controlas te pones en la misma posición. En judo, te mueves en varias direcciones e intentas poner a tu oponente en la misma posición.

B: ¿Cuál es una buena edad para empezar a entrenar Aikido?

Kisshomaru Ueshiba: Puedes empezar a entrenar al rededor de los 7 u 8 años, aunque idealmente un entrenamiento serio debería comenzar por los 15 o 16 años. Físicamente hablando, el cuerpo se fortalece y los huesos se hacen más fuertes a esa edad. Además, el Aikido contiene muchos aspectos espirituales (por supuesto, también otras formas de budo), por lo que a esa edad uno comienza a adquirir un perspectiva del mundo y la naturaleza del budo. Por todo esto, yo diría que 15 o 16 años son una buena edad para iniciar el estudio del Aikido.

B: Comparado con judo, en Aikido hay pocas ocasiones donde uno agarra con su oponente. Así que no se requiere de mucha fortaleza física en Aikido. Por otro lado, puedes manejar a no solo un oponente sino a muchos oponentes al mismo tiempo. Esto es verdaderamente ideal como un budo. En este sentido, ¿hay muchos bravucones que han venido a estudiar Aikido?

Kisshomaru Ueshiba: Por supuesto, este tipo de individuos se inscriben también, pero cuando este tipo de personas estudian Aikido con la intención de usarlo como un instrumento para pelear, no duran mucho. Budo no es como bailar o ver una película. Llueva o haya sol, debes practicar todo el tiempo durante toda tu vida si quieres progresar. En particular, el Aikido es como un entrenamiento espiritual utilizando una forma de budo. No puede ser cultivado como una herramienta por aquellos que lo quieren para pelear. También, aquellos inclinados hacia ese tipo de violencia cesan de comportarse de esa manera cuando aprenden Aikido.

B: Ya veo… Por medio de un entrenamiento constante dejan de comportarse

como bravucones.

O-Sensei: Como el aikido no es un bu (método marcial) de violencia sino un arte marcial de amor, no te comportas violentamente. Conviertes la violencia de tu oponente en una forma gentil. No se comportan más bravuconamente.

B: Ya veo. No es controlar violencia con violencia, sino transformar la violencia en amor.

B: El Aikido contiene muchos elementos espirituales. ¿Cuánto tomará el adquirir una compresión básica del Aikido iniciando desde el principio?

Kisshomaru Ueshiba: Puesto que hay gente coordinada y no coordinada no puedo

hacer una afirmación general, pero cuando una persona practica cerca de tres meses podrá tener una idea de lo que es el Aikido. Aquellos que han completado tres meses de práctica podrán entrenar por seis meses. Si practicas seis meses, podrás continuar indefinidamente. Aquellos que tengan un interés superficial abandonaran antes de los tres meses.

Encuentro con Yamada Sensei

Posted by Aikido Guayaquil on March 18, 2013 at 3:05 PM Comments comments (0)

Tomado de: http://aikikaibucaramanga.blogspot.com/2013/02/encuentro-con-yamada-sensei.html

Fuente: http://blog.bogotaikido.com/2013/01/encuentro-con-yamada-sensei.html?spref=fb

Por: Yesid Sierra (http://www.aikidomx.com)


 

Yamada Sensei


Antes de avanzar debo decir que soy uno de los muchos alumnos de Yamada Sensei que han visitado su dojo en New York como Uchi Deshi, por ciertos periodos de tiempo y de los que asiste regularmente a sus seminarios. Tengo un dojo reconocido por él y en algunas ocasiones tuve la suerte de disfrutar de las legendarias fiestas que ofrecía a sus Uchi Deshi. Si a esto le sumamos que la relación entre alumno y maestro es de ida y vuelta, y que cada quien se hace su propia idea del otro, debo admitir que este texto es más mi impresión personal, mi opinión y mi sentir; que un texto objetivo sobre una relación sensei – alumno. Con las palabras previas en mente, en adelante diré lo que me gusta de ser alumno de Yamada Sensei y por consiguiente algo de lo que he aprendido de esta relación.

 

 

Puntualidad y responsabilidad

 

 

No se me olvida nunca uno de los días que teníamos clase a las 6:45 am en el Dojo de New York. Llevábamos entrenando unas cuantas jornadas junto con un grupo con el que habíamos decidido visitar este Dojo. Un día de ellos se nos anunció que esa noche haríamos una reunión con Yamada Sensei. Hubo vino, sushi, música latina y muchas risas. Recuerdo haber contado deshis de todos los continentes en esa ocasión. Europa, América, Oceanía, Asía y Europa estaban representados. Aunque después de la reunión, Yamada Sensei había salido del New York Aikikai como a eso de las 3 am; poco antes de las 6 am sentí sus pasos en el lugar. Yo dormía en uno de los sofás cercanos a la entrada del dojo y por ello, su llegada fue evidente para mí. Caminaba como si no hubiera sucedido nada la noche anterior, un hombre que casi me doblaba la edad presto a dar la clase de las 6:45am. Yo luchaba con el cansancio, el sueño y la resaca.

 

 

En todos los años que he seguido a Yamada Sensei, no lo he visto llegar tarde una sola vez a sus clases, ya sean sesiones de seminarios o en su Dojo de New York. Siempre está respirando o relajándose unos minutos antes de iniciar. Puntualmente entra al tatami, camina al frente del Kamiza, golpea suavemente su cintura con su mano derecha (los que lo han visto sabrán a qué gesto me refiero), y puntualmente hace saludo a la foto de O´Sensei. Desde mi perspectiva es una de los aprendizajes que me ha dejado sin decirme una sola palabra. Con el ejemplo me ha enseñado la importancia de ir al tatami a la hora comprometida. No importa lo que suceda antes o después.

 

 

 

Flexibilidad

 

 

En mis viajes por los Dojos, seminarios y escuelas de Aikido he visto en muchas ocasiones el síndrome de la copia. Alumnos que parecieran buscar hacer el movimiento de manera exactamente igual a su maestro. Maestros que exigen a sus estudiantes poner el pie así y los brazos asá de tal manera que hasta los gestos faciales terminan siendo similares. Cuando veo esto me pregunto ¿acaso el Aikido no es un arte? y como tal está sujeto a las interpretaciones individuales. Simplemente no lo entiendo pues yo no puedo imitar a un señor de 120 kilos o a una mujer de 50. Si a esto le sumamos las diferentes edades, nuestra crianza y la cultura a la que pertenecemos, la imitación es algo casi imposible y si se logra; desde mi punto de vista; no es completamente la apropiación personal de un conocimiento.

 

 

En este sentido, Yamada Sensei no tiene alumnos copia, o realmente muy pocos son copia de él[1]. He estudiado con algunos de sus más viejos estudiantes dentro de los que se encuentran Harvey Konisberg, Peter Bernath, Donovan Waite, sólo por mencionar unos cuantos de los más conocidos pues en el mundo se cuentan por miles sus discípulos avanzados y en su Dojo sin duda son más de 20 los instructores activos. Yamada Sensei habla poco de esto, pero desde años atrás sus seminarios son ejemplo de expresión de diferentes visiones. Al inicio de su llegada a EEUU trabajaron muy de cerca algunos de los últimos alumnos internos de O´Sensei: Chiba Sensei, Kanai Sensei, Sugano Sensei y Tamura Sensei. Todos con movimientos particulares y concepciones diferentes. Se juntaban para dar seminarios y en esta mezcla los más beneficiados eran los estudiantes que podían ver, interpretar, comprender y analizar diferentes miradas.

 

 

Los estudiantes de Yamada Sensei se cuentan por miles al igual que sus expresiones del Aikido. Sensei Yamada siempre ha promovido que sus estudiantes comprendan diferentes visiones y que se apropien de ellas. De hecho él tiene una expresión que es “robar el conocimiento” e invita a sus estudiantes a robar el conocimiento de los otros. Además en varias ocasiones he sido testigo de que la palabra “estilo” en el Aikido no le gusta.

 

 

Observando a la gran cantidad de estudiantes de Yamada Sensei, te encuentras ante una gran diversidad, que aunque parecen reflejos externos, es evidente que manejan y conocen a detalle los principios del Aikido. Equilibrio, centro, fluidez, elegancia, armonía… Yamada sensei ha sabido permitir que sus estudiantes descubran, comprendan y expresen los principios del Aikido de maneras completamente diversas. Muchos de sus estudiantes ya cuentan con un nombre propio en el mundo del Aikido y con una interpretación del arte que ha dejado huella en muchas personas.

 

 

De nuevo y sin decir una palabra al respecto, Yamada Sensei me ha enseñado que el Aikido es diverso, flexible pero que es importante conservar ciertos fundamentos que hacen que la técnica sea sólida.

 

 

 

Empatía y universalidad

 

 

Con los años Yamada Sensei cada vez es más demandado en diversas ciudades del mundo para enseñar. La pregunta obvia es ¿cómo le hace para que tantos estudiantes en el mundo lo quieran ver? Las variables son diversas, carisma, profesionalismo, universalidad de su enseñanza, y seguro las respuestas a la pregunta son muchas más. Yo me centraré en dos características que veo en él.

 

 

Ves a Yamada Sensei dictar un seminario y a sus más de 70 años sigue siendo estricto y cuidadoso pero aunque en sus clases haya miles de personas tengo la seguridad de que muchas y muchos sentimos o queremos pensar que la clase la está realizando para nosotros. Camina por todo el tatami, corrige a algunas personas, observa y trata de igual manera a todos. Sonríe y tanto a su llegada como a su salida está presto a saludar informalmente. Permite que se tomen muchas, muchas fotos y siempre busca que haya una referencia cercana de él. En ese sentido es un gran ejemplo para quien quiere aprender un poco de relaciones públicas.

 

 

En cuanto a su Aikido es evidente que es un gran didacta. Los movimientos que enseña pueden ser ejecutados por miles de personas, sus explicaciones son accesibles y en ocasiones divertidas. Lo anterior lo hace siempre preservando y enfatizando los principios del arte. Sin duda su manera de enseñar Aikido es Universal. Tanto asiáticos como europeos de oriente y occidente, americanos y personas de Oceanía siguen su enseñanza. El Aikido de Yamada Sensei no tiene secretos ni gestos innecesarios y aunque es un ser humano de cierta edad, es un Aikido físicamente exigente. Sus alumnos se cuentan de todos los colores, sabores, tamaños y edades. Yamada Sensei es un Aikidoca con un increíble don de gentes y su Aikido es Universal.

 

 

 

Mantener el espíritu y construir un negocio

 

 

En algún momento muchos de los practicantes terminamos enseñando. Generalmente comienza esto cuando tu Sensei te pide que lo cubras en una clase. Poco a poco te vas dando cuenta que es parte del proceso. Estar frente a un grupo es una de las muchas aristas del aprendizaje. Luego, si tienes suerte, te piden que enseñes en otro lugar que ya no es la escuela en donde aprendiste y si el viaje continúa terminas manejando un Dojo.

 

Yamada Sensei en esto también tiene mucho que enseñar. Su New York Aikikai, es quizá la escuela de Aikido más antigua y exitosa de occidente y a esto se suma que es el cuartel general de la Federación de Aikido de Estados Unidos, también una de las organizaciones más fuertes de Aikido en el mundo. Tanto su dojo como su federación son ejemplo.

 

 

Lo digo pues ha sabido adaptarse a las generaciones, ha sabido leer la cultura del momento y ha sabido hacer los ajustes necesarios para que el crecimiento de su escuela no permita que se dejen de conservar los principios de un Dojo tradicional. En su Dojo siempre podrás encontrar Uchi Deshis comprometidos con el arte y estudiantes que llegan silenciosamente a las clases minutos antes de iniciar. Al final de cada sesión se limpia el tatami y las clases son reflejo de la calidad de enseñanza y de la diversidad cultural del mundo en el que nos tocó vivir.

 

 

Al llegar al New York Aikikai sientes esas ganas de quedarte, de saber que aprenderás mucho Aikido, que la tarea será exigente pero que lo puedes lograr pues hay estudiantes de todos los colores, sabores y tamaños. Sientes que puedes hacer amigos y que a la hora de hacer Aikido estás haciendo un trabajo serio. El New York Aikikai es ejemplo de un negocio próspero al servicio de la comunidad, pero en el que la apertura no ha permitido que se pierda el arte. En esto también debemos aprender de Yamada Sensei, en su capacidad de construir un Dojo saludable financieramente y en el que se preserva el arte.

 

 

Las anteriores son sólo algunas de las lecciones que quisiera explorar más profundamente de mi encuentro con Yamada Sensei. Su puntualidad y responsabilidad; su flexibilidad; su empatía y universalidad y su capacidad de construir una escuela como el New York Aikikai. Parecen pocas, pero para mi son grandes e invaluables lecciones de un SENSEI.

 

[1] Creo que Noriko Oba, asistente de Yamada Sensei en New York Aikikai, es una persona que ha estudiado juiciosamente el Aikido de su Shihan y en ella pueden reflejarse muy bien los movimientos de él.

 

 





Habilidades del Aikido para gerentes y tomadores de decisiones: Herramientas para desarrollo personal y organizacional.*

Posted by Aikido Guayaquil on March 8, 2013 at 10:40 AM Comments comments (0)

Por: Michael Miller

Sociólogo, Sensei Aikido.

Tomado de: www.fundacionasciende.com/publicaciones-de-fundacion-asciende/articulos/21-habilidades-del-aikido-para-gerentes-y-tomadores-de-decisiones-herramientas-para-desarrollo-personal-y-organizacional

 


Resumen

 

Esta investigación examina las habilidades transferibles del Aikido que pueden ser utilizadas por gerentes y tomadores de decisiones. Se exploran también otros deportes como el Montañismo, Tenis, Tai Chi y Yoga con el mismo propósito. Ocho entrevistas, un curso de Aikido de duración de cinco meses, cuestionarios y materiales de sesiones de reflexión se analizaron. La metodología fenomenológica enfocó en la identificación, transferencia y la aplicación de estas habilidades. La transferencia fue analizada utilizando los modelos de aprendizaje experiencial, aprendizaje trasformativo, y aprendizaje espiritual.

 

La identificación de habilidades y sus aplicaciones se encontraron en las diferentes disciplinas. Las habilidades sobresalientes identificadas de Aikido fueron la de no-confrontación, ampliación de conciencia, el cuidar al otro, y armonización. En general estas habilidades son especialmente aplicables a situaciones de conflicto, a la ‘cualidad’ de interacciones con otros y para crear un ámbito de paz y armonía. En Montañismo las habilidades más notables fueron en las áreas de confianza, trabajo en equipo, en tomar decisiones y creatividad. En Tenis, las habilidades de empatía, el encontrar soluciones a problemas y la perseverancia fueren entre las más fuertes. Organización, conciencia, y percepción interpersonal fueron encontradas en Tai Chi y Yoga. Habilidades de Aikido, Tai Chiy Yoga pueden ser utilizadas como herramientas en aplicaciones específicas y también tienen el potencial de ser trasformativas en carácter para individuos porque tienen un componente filosófico fuerte.

 

Muchas de las habilidades mencionadas en esta investigación tienen aplicaciones directas para uso organizacional dependiendo de la necesidad de la organización o el gerente. Un gerente puede decidir utilizar una metodología derivada de cualquier disciplina o una combinación de las disciplinas estudiadas. Las habilidades y metodologías adaptada, sin embargo, pueden tener muy diferentes influencias en la organización. La aplicación de habilidades puedan ser consideradas como situacionales o de corto plazo, o pueden tener cualidades transformativas de largo plazo y mas duraderas.

 

*Abstract de Trabajo de investigación realizado por Michael Miller en el marco de su pasantía en Fundación ASCIENDE - Chile, como estudiante de postgrado de la Maestría en Gestión Social y Administración Intercultural del School International Training, Vermont, EE.UU. Julio-Diciembre del 2003.

Ki Aikido

Posted by Aikido Guayaquil on March 8, 2013 at 10:35 AM Comments comments (0)

Tomado de: http://www.eldespertarinterno.es/ki-aikido/


Conocí el ki aikido ya hace algunos años. A los veintitrés, por aquella época estaba yo aún empezando a buscar mi camino espiritual.

 

Una tarde pasé por un gimnasio que no llevaba mucho tiempo abierto, vi un cartel que explicaba un poco la filosofía del ki aikido. Sin embargo, por aquel entonces yo era una persona muy pacífica, nunca me habían gustado las artes marciales pero aquello que leí esa tarde me atrajo, quise conocer más en profundidad de que trataba aquella disciplina.

 

Desde entonces mi pasión por Japón, por el aikido, y por la meditación no ha hecho más que ir aumentando mi entusiasmo por el camino espiritual que a cada paso, con los años voy andando.

 

Aunque “tal vez me sepa la teoría del aikido” en la práctica, es una disciplina que lleva toda una vida aprenderla. En la práctica mis movimientos siguen siendo muy torpes, después de tantos años he notado cierta mejora. Pero en aikido la perfección no existe, te pasas toda una vida perfeccionando cada técnica, y cuando te crees que la haces bien, siempre hay algo que hay que corregir o mejorar.

 

El aikido es el arte de la paz

El aikido dentro de su eficacia marcial es un arte muy pacífico, no hay ataque y no hay defensa. Eso significa que un aikidoka nunca comenzara una pelea, tampoco se defenderá ya que una defensa es igual que un ataque. Para que lo entendáis en una guerra si Estados Unidos ataca a Irak entrando en su territorio, Irak para defenderse atacara a Estados Unidos. Esto en el aikido no sucede, simplemente el aikidoca se desplaza de tal manera que el ataque es difícil que se produzca.

 

Aikido y ki aikido

El código que rige el aikido es el budo, el código del samurai, un código de caballería que en una época no muy lejana intentaban seguir casi todos los samuráis.

 

El gran maestro Morihei Ueshiba en busca de perfeccionar su budo, estudió en unas cuantas escuelas de artes marciales, en las que aprendió algunas técnicas de combate con armas y sin armas, y es así como finalmente consiguió fundar el aikido.

 

Koichi Tohei fue uno de los mejores alumnos de Ueshiba. La primera vez que fue invitado por el Sr. Shohei Mori a aprender aikido, Tohei tuvo serias dudas sobre este arte. Todas esas dudas desaparecieron cuando Morihei Ueshiba entró en el dojo y le pidió a Tohei que lo atacara, lo atacó varias veces sin éxito todas ellas terminó en el suelo, al ver que había sido derrotado sin el uso de fuerza alguna Tohei se dio cuenta que había encontrado por fin a su maestro.

 

Para perfeccionar todavía más su aikido Tohei estudio algunas otras técnicas que añadió a su enseñanza.

 

De la mano de Tempu Nakamura, aprendió la unificación del cuerpo y la mente (Shin Shin Toitsu Do) o lo que es lo mismo “La Práctica del Desarrollo del Ki”. Se basa en el principio de que todo ser vivo está constituido por dos partes: la materia el cuerpo, y lo inmaterial lo intangible la mente.

 

La mente y el cuerpo siempre están unificados aunque muchas veces creamos que no, ya que nuestras emociones y pensamientos mueven nuestro cuerpo, la práctica del Shin Shin Toitsu Do se utiliza para traer a la vida cotidiana el estar en cuerpo y mente conscientemente unificado. El sistema de Nakamura sensei en el que Tohei basó sus técnicas, se suele conocer también por el nombre de yoga japonés.

 

Del maestro Tetsuju Ogura aprendió el zazen y el misogi. El misogi es una técnica japonesa de purificación que te ayuda a desarrollar una mayor percepción del punto uno (hara) que está a tres dedos por debajo del ombligo y vencer miedos, como por ejemplo el miedo a la muerte.

 

En 1944, Tohei sensei fue enviado a combatir a China, la cual por aquel entonces estaba ocupada por las tropas japonesas. Debido al fuego enemigo, aprendió a calmar la mente en el punto uno.

 

Como por la zona no había muchos médicos le tocó desarrollar los principios del kiatsu, una terapia japonesa que se fundamenta en extender el ki y relajarse, es utilizada para curar mediante la trasmisión del ki a través de la punta de los dedos.

 

Durante años Tohei fue el principal responsable de la difusión del aikido por occidente. A través de viajes regulares a Estados Unidos, Hawái y Europa.

 

Al morir Ueshiba y tras las fuertes diferencias con el hijo del fundador, Tohei decide salirse de la aiki kai y fundó su propia disciplina. Es así como nace Ki no Kenkyukai más conocida internacionalmente como ki society o ki aikido.

Psicologia del Aikido

Posted by Aikido Guayaquil on March 8, 2013 at 10:30 AM Comments comments (0)

Por: George S. Ledyard

Traducción: Katalin Nemeth (voluntaria)

Tomado dewww.fundacionasciende.com


 


Osensei Ueshiba Morihei, Fundador del Aikido.


Son muchas las personas que ya conocen el Aikido, un arte marcial no violento de origen japonés que permite la autodefensa sin proporcionar daños serios al atacante. No obstante, son pocos los que saben que el fundador de Aikido, Morihei Ueshiba concibió el Aikido como un medio de transformación personal y, por consecuencia, una manera de mejorar el mundo.


Es muy interesante ver un mecanismo que hace que un arte marcial promueva la Paz. Es común escuchar decir a la gente que el Aikido es el Zen en movimiento. Pero sin practicar Aikido es difícil comprender qué significa en realidad esta afirmación. Usualmente el Aikido se practica a través de movimientos en pareja, en la que una de las personas es designada como el atacante (o la persona que inicia la interacción) y la otra como defensor (o la persona que intenta armonizar con la energía del atacante, redireccionarla y resolver el conflicto poniendo al atacante en una posición desde la cual ya no puede seguir atacando). Aún así, lo anterior no se inscribe dentro de un marco de competencia. Más bien, la práctica de Aikido es completamente cooperativa. Cada uno de los practicantes intenta actuar a partir de un compromiso total con su papel, de manera de facilitar la práctica conjunta.


Pero, ¿qué es lo que hace que semejante práctica tenga un efecto transformador? Uno de los elementos es la naturaleza misma de la interacción en el Aikido. El papel de cada practicante requiere que éste se concentre por completo en mantenerse "conectado" con el centro de la otra persona. En otras palabras, después del ataque inicial ambos se proponen a experimentar la totalidad del movimiento y de la energía de la técnica de no resistir al otro. Si cada uno pone toda su atención en armonizar con la energía del otro, entonces ¿quién domina la técnica?


Éste es el aspecto meditativo de la práctica de Aikido. Nada puede ser forzado o la interacción se quiebra y se convierte en algo mecánico. La verdadera no-resistencia requiere 'dejar ir' muchas de las inseguridades creadas por el propio ego y que son causantes de muchos conflictos. En la meditación Zen uno no logra la paz mental reprimiendo los pensamientos externos, sino toma conciencia de éstos sin 'engancharse'. De la misma manera, en el Aikido uno no se 'engancha' con la fuerza de un ataque sino, más bien usa movimientos naturales que permiten soltar esa fuerza y lograr un nuevo balance en el que el conflicto intrínseco se resuelve. En palabras de un maestro de meditación "No puedes parar las olas, pero puedes aprender a surfear".

 

Ueshiba Morihei, Fundador del

Aikido en una demostración

 

Los movimientos de Aikido reflejan los movimientos y energías esenciales de la naturaleza. Y es en este punto donde encontramos otro aspecto de la práctica de Aikido que propicia la transformación personal. La psicología Jungiana dice que no somos una sola y unificada persona, sino una serie de personalidades o egos, siendo algunos de éstos conscientes y otros inconscientes o repudiados. Mejorar la salud mental implica un proceso de integración de estos aspectos, muchas veces en conflicto, en 'una sola persona' consciente de los diferentes lados de su propia naturaleza.

 

Nuestros egos repudiados habitualmente conllevan nuestros aspectos socialmente inaceptables o que no encaja con nuestro yo primario, que es lo que mostramos hacía el mundo externo. Es por eso que muchas veces se les refiere como nuestro 'lado oscuro'. En gran medida una terapia consiste en tomar conciencia de este lado nuestro y reconocer que la energía allá contenida es también parte de nosotros mismos.

 

Las técnicas de Aikido son diseñadas para ser ejecutadas sin causar daño en el otro, al margen del hecho que las energías que uno canaliza son tanto benevolentes - por ejemplo un chorro de agua o una brisa refrescante - como potencialmente destructivas - como un maremoto, un huracán o un tornado. Ambas son naturales, pero bien podríamos decir que representan los lados claro y oscuro de la Naturaleza. Así, en el contexto de la práctica de Aikido uno puede expresar su lado oscuro e integrarlo con el lado claro de una manera segura, pero que no implica reprimir o repudiar la energía del lado oscuro.

 

Una persona que le tiene miedo a su propia ira reprimida y relegada a nivel subconsciente, puede soltar esta energía repudiada por mucho tiempo sin peligro dado que la naturaleza de la práctica permite hacerlo en una forma segura y en dosis controlables. Un alumno con infancia caótica e impredecible puede haber desarrollado una personalidad primaria controladora, intentando lograr cierto nivel de certeza, y por ende seguridad, en su ambiente. La práctica de Aikido no sólo contribuirá a que esta persona supere su necesidad de 'control' sino incluso le enseñará que la verdadera seguridad no está en tratar de controlar lo incontrolable.

 

El Aikido se trata de lograr un balance, tanto psicológico como físico, entre nuestros diferentes lados. Nos pide darles vuelta a los bloqueos que nos afectan en todos los ámbitos de nuestras vidas. El fundador del Aikido anhelaba que suficientes personas descubrieran su arte porque de esta manera las sociedades y el mundo también serían mejores. Tal como los individuos, cada sociedad tiene su lado primario y repudiado. Mientras más miembros de la sociedad tengan mayores niveles de conciencia, inevitablemente comenzarán a incrementar la conciencia colectiva y permitirá trabajar en ella.


Aikido Kids: Del 5 de marzo al 30 de Abril

Posted by Aikido Guayaquil on March 8, 2013 at 10:25 AM Comments comments (0)

Niños de 6 A 12 AÑOS

Horario: 4 A 5:30 PM, (Lunes, Miércoles y Jueves, hasta el 30 de Abril)

Valor:

  • $60 el mes
  • $100 los dos meses

MÁS INFO

El mejor ataque es defenderse

Posted by Aikido Guayaquil on September 15, 2012 at 12:50 AM Comments comments (0)

Las personas que viven en el norte de Guayaquil tienen otra opción más para practicar deporte, ahora con el aikido, un arte marcial japonés que busca la neutralización del oponente sin dañarlo, debido a que lo que busca su filosofía es la paz.

 

Según los que enseñan el aikido, por su sutileza y adaptabilidad puede ser practicado por mujeres, niños y hombres de cualquier edad y constitución física.

 

“Es un sistema de jiu-jitsu, pero quitándole todo lo que es la violencia del ataque. Básicamente se diferencia en que es un arte defensivo, además de que quien lo practica se desarrolla en todos los aspectos: espiritual, emocional y físico”, comenta Herbert Chock, sensei tercer dan de aikido.

 

Chock, quien aprendió este deporte en China, indica que si bien es un arte marcial, el único objetivo de su enseñanza es la excelente forma de defenderse que tenga alguien, que quien lo ataca deponga su actitud agresiva y termine la pelea.

 

Por su parte, David Arias, propietario de Epafitness, dice que buscó esta unión para que sus clientes y las personas en general, tengan la oportunidad de aprender algo nuevo, y al mismo tiempo hacer ejercicio. “También es dar algo bueno a la sociedad, ya que veo en el aikido algo que es muy positivo”.

 

Los ejercicios que se realizan en el entrenamiento proporcionan diversas ventajas: flexibilidad, motricidad y agilidad mental y física.

 

También se desarrolla y fortalece la concentración, la calma interior, la memoria, la inteligencia y otras facultades de la mente, que aplicándolas se puede llegar a encontrar la realización personal.

 

El nombre aikido proviene de tres palabras japonesas: ai (unificación), ki (energía), do (camino); que al juntarlas dan su significado: la unificación del espíritu con el universo.

 

En el dojo del sensei Chock, en el centro de Guayaquil, llevan practicándolo varios años, y desde la semana pasada, gracias a su alianza con el Epafitness, también dará clases en La Garzota mz. 1 villa 5, sobre la avenida Agustín Freire, todos los sábados de 10:00 a 12:00, con un costo de $ 30 dólares mensuales.

 

A pesar de que la mayoría de estudiantes de este arte marcial son hombres, las mujeres no se quedan atrás, pues hay muchas que lo realizan, entre ellas María Auxiliadora Méndez, de 40 años, quien viene practicándolo varios años gracias a que “las mujeres necesitamos saber defendernos, además de que te hace bajar bastante de peso”.

 

Méndez añade que estos ejercicios la ayudan a tener más flexibilidad, e incluso seguridad. “Las chicas piensan que las artes marciales son solo para hombres, pero nosotras sí podemos hacerlo”.

 

Otro que entrena con el profesor Chock, es su hijo, Ismael Chock, quien afirma que en lo que más lo beneficia es el lado espiritual, pues no busca agredir a otro.

 

Los maestros de aikido siempre recuerdan que ellos vencen, “no porque sus técnicas sean más veloces y eficaces, sino porque la lucha termina antes de empezar”.

 

“Ahora tengo más destreza y concentración. Por suerte, nunca he tenido que usarlo”.

María AuxiliadoraMéndez

Estudiante de aikido


 

Sábados

Ese día Puedes aprender aikido durante la mañana, en epafitness.


TOMADO DEhttp://unvrso.ec/0003A5N

 

Notas del Seminario de Oct 8 y 9

Posted by Aikido Guayaquil on October 15, 2011 at 8:15 PM Comments comments (0)

Luego de un gran esfuerzo realizado por miembros del Centro Cultural Aikido Guayaquil, se organizó el Seminario Internacional de Aikido, en la ciudad de Guayaquil, el 8 y 9 de Octubre pasados, con la grata visita del Sensei Nelson Requena 6to Dan Aikikai, de Venezuela, quien nos honró con su presencia, junto al invitado especial, el destacado Sensei Herbert Chock del Dojo Aikido Guayaquil.

El evento comenzó el sábado a las 8h00 hasta las 18h00 en dos jornadas, Sensei Requena realizó un repaso de los cinco principios basicos, tai sabaki, irimis, entre otras. A este evento asistieron varios de los alumnos mas cercanos y comprometidos con el dojo, asi como, visitantes de la ciudad de Quito maestros como Freddy Donoso y Wilson Vallejo Jurado. Agradecemos a Bidokan sus administradores y maestros, especialmente a Juan Pablo Bitar y Don Felix.

En la noche, pudimos compartir experiencias en una cena donde tocamos puntos como la organización actual del dojo, las implementaciones de la nueva administración, horarios y puntualidad para los alumnos, economía del dojo, entre otros puntos. 

Entre el lunes y martes siguientes, pudismo compartir con Sensei Requena en el Dojo de aikido guayaquil practicando con el JO los movimientos y suburis basicos.


Erick Bernabé

1 Dan

C.C. Aikido  Guayaquil


FOTOS DEL SEMINARIO

Entrevista con Morihei Ueshiba y Kisshomaru Ueshiba

Posted by Aikido Guayaquil on June 12, 2011 at 7:03 PM Comments comments (0)

Aiki News 18-21, 1976

 

A: Cuando era estudiante mi profesor de filosofía nos mostró la foto de un filósofo famoso, estoy sorprendido del parecido con usted, Sensei.

 

O'Sensei: Ya veo. A lo mejor debí haber entrado al campo de la filosofía. Mi lado espiritual está más enfatizado que mi lado físico.

 

B: Se dice que el Aikido es muy diferente al karate y al judo.

 

O'Sensei: En mi opinión, puede decirse que éste es el verdadero arte marcial. La razón de ello es que es un arte marcial basado en la verdad universal. Este Universo esta compuesto por muchas partes diferentes, y aun así el Universo como un todo está unido como una familia y simboliza el estado de paz fundamental. Con esa visión del Universo, el Aikido no puede ser otra cosa más que un arte marcial de amor, no puede ser un arte marcial de violencia. Puede decirse que el Aikido es otra manifestación del Creador del Universo. En otras palabras, Aikido es como un gigante (inmenso por naturaleza.) Por lo tanto en Aikido, Cielo y Tierra se vuelven los campos de entrenamiento. El estado mental del practicante de Aikido debe ser pacífico y totalmente no-violento. Es decir, un estado mental especial que lleve a la violencia a un estado de armonía. Y esto creo es el verdadero espíritu de las artes marciales japonesas. Se nos ha dado esta tierra para transformarla en un cielo sobre la tierra. Toda actividad de tipo bélico está totalmente fuera de lugar.

 

A: Entonces, es muy diferente a las artes marciales tradicionales.

 

O'Sensei: Realmente es muy diferente. Si miramos atrás en el tiempo, veremos como se ha abusado de las artes marciales. Durante el periodo Sengoku (1482-1558 Sengoku significa "estados guerreros") los señores locales usaron las artes marciales como herramientas de pelea que servían a sus propios intereses y para satisfacer sus ambiciones. Creo que esto fue totalmente inapropiado. Puesto que yo mismo enseñé artes marciales para ser usadas con el propósito de matar soldados durante la guerra, estuve realmente perturbado después de que terminó el conflicto. Esto me motivo a descubrir el verdadero espíritu del Aikido siete años atrás, al tiempo que me vino la idea de construir un cielo en la tierra. La razón de esta resolución fue que aunque el cielo y la tierra (el universo físico) han alcanzado un estado de perfección y están relativamente estables en su evolución, la humanidad (en particular los japoneses) parecen estar en un estado de levantamiento. Antes que nada, debemos cambiar esta situación. El llevar a cabo esta misión es el camino de evolución de la humanidad universal. Cuando me di cuenta de esto, llegue a la conclusión de que el verdadero estado del Aikido es el amor y la armonía. Así que el "bu" (marcial) en Aikido es la expresión del amor. Estaba estudiando Aikido para servir a mi país, por lo que es espíritu del Aikido solo pude ser amor y armonía. El Aikido nació en acuerdo a los principios y trabajos del Universo. Por tanto, es un budo (arte marcial) de victoria absoluta.

 

B: ¿Podría hablar de los principios de Aikido? El público en general relaciona al Aikido con algo místico como el ninjutsu, puesto que usted Sensei, hace caer oponentes con la velocidad del relámpago y ha cargado objetos que pesan varios cientos de libras.

 

O'Sensei: Solo parece ser místico. En Aikido utilizamos completamente el poder del oponente, de tal forma que mientras más poder use el oponente, más fácil será para ti.

 

B: En ese sentido entonces, hay también aiki en judo, puesto que en judo te sincronizas con tu oponente. Si él jala, tu empujas; si él empuja, tu jalas. Lo mueves de acuerdo a este principio y le haces perder el balance para aplicar tu técnica.

 

O'Sensei: En Aikido, definitivamente no hay ataque. El atacar significa que el espíritu ya ha perdido. Nos debemos adherir al principio de no-resistencia absoluta, es decir, no nos oponemos al atacante. Así no hay oponente en Aikido. La victoria en Aikido es masakatsu agatsu (verdadera victoria, auto-victoria); como ganas sobre todos de acuerdo con la misión del cielo, posees fuerza absoluta.

 

B: ¿Esto significa ato no sen? (Este término se refiere a una respuesta tardía a un ataque.)

 

O'Sensei: Absolutamente no. No es cuestión de sensen no sen, o sen no sen. Si quisiera decirlo en palabras diría que controlas a tu oponente si intentar controlarlo. Es decir, el estado de continua victoria. No se trata de ganar o perder. En este sentido, no hay oponente en el Aikido. Aún si tu tienes un oponente, el se hace parte de ti, un compañero que solo controlas.

 

B: ¿Cuantas técnicas hay en el Aikido?

 

O'Sensei: Hay cerca de 3,000 técnicas básicas, y cada una de ellas tiene 16 variantes... por lo que hay varios miles. Dependiendo de la situación, puedes crear otras nuevas.

 

A: ¿Cuándo comenzó a estudiar artes marciales?

 

O'Sensei: Al rededor de los 14 o 15 años. Primero aprendí Tenshinyo-ryo Jiujitsu con Tokusaburo Tozawa Sensei, después Kito-ryu, Yagyu-ryu, Aioi-ryu, Shinkaga-ryu, todas ellas formas de jujutsu. Sin embargo, pensaba que en algún lugar debería haber una verdadera forma de budo. Intenté Hozoin-ryo sojitsu y kendo, pero todas esas artes se relacionan con formas de combate uno a uno por lo que no me satisfacían. Así que visité muchos lugares del país buscando el Camino y entrenando, pero todo en vano.

 

A: ¿Es este el entrenamiento ascético del guerrero?

 

O'Sensei: Si, la búsqueda del verdadero budo. Cuando solía ir a otras escuelas nunca retaba al sensei del dojo. El individuo a cargo de un dojo está agobiado por muchas cosas, por lo que es muy difícil que muestre sus verdaderas habilidades. Le daba mis respetos y aprendía de él. Si juzgaba que yo era superior, le daba mis respetos y regresaba a casa.

 

B: Entonces no aprendió Aikido desde el principio. ¿Cuándo surgió el Aikido?

 

O'Sensei: Como dije anteriormente, fui a muchos lugares buscando el verdadero budo. Cuando tenía cerca de 30 años, me establecí en Hokkaido. En cierta ocasión, cuando me encontraba en Hisada en Engaru, provincia de Kitami, conocí a cierto Sokaku Takeda Sensei del clan Aizu que me enseñó Daito-ryu jujutsu. Durante 30 días en lo que aprendí del él, sentí algo como una inspiración. Después, invité a este maestro a mi casa y junto con 15 o 16 de mis empleados me hice un estudiante buscando la esencia del budo.

 

B: ¿Descubrió el Aikido mientras aprendía Daito-ryu con Sokaku Takeda?

 

O'Sensei: No, sería más acertado decir que Takeda Sensei abrió mis ojos al budo.

 

A: ¿Entonces hubo circunstancias especiales al rededor de su descubrimiento del Aikido?

 

O'Sensei: Si. Sucedió de esta forma. Mi padre se puso críticamente enfermo en 1919. Pedí abandonar a Takeda Sensei y me dirigí a casa. En el camino me dijeron que si uno iba a Ayabe cercano Kyoto y dedicaba una oración entonces cualquier enfermedad podría curarse. Así que fui ahí y conocí a Onisaburo Deguchi. Después de esto, cuando llegue a casa, supe que mi padre ya esta muerto. Aun cuando solo había visto a Deguchi Sensei una sola vez, decidí moverme a Ayabe con mi familia y terminé quedándome ahí hasta el final del periodo Taisho (cerca de 1935). Si? en ese tiempo tenia cerca de 40 años. Un día cuando me estaba secando al lado de un poso, de repente, una cascada de cegadores destellos dorados bajaron del cielo envolviendo todo mi cuerpo. Inmediatamente mi cuerpo se hizo más y más grande, alcanzando el tamaño del todo el Universo. Inundado por esta experiencia me di cuenta que uno no debe pensar en ganar. La forma del budo debe ser amor. Uno debe vivir en el amor. Esto es Aikido y ésta es la forma antigua de la postura en kenjutsu. Después de esta realización me sentí jubiloso y no pude aguantar las lágrimas.

 

B: Entonces, en budo, no es bueno ser fuerte. Puesto que en los tiempos antiguos la unificación de "ken" y "Zen" se ha enseñado. De hecho, la esencia del budo no se puede entender si vaciar la mente. En este estado, ni bueno ni malo tienen significado.

 

O'Sensei: Como dije previamente, la esencia del budo es el Camino de masakatsu agatsu.

 

B: He oído una historia acerca de como se vio involucrado en un pelea con cerca de 150 trabajadores.

 

O'Sensei: Lo estuve? Recuerdo? Deguchi Sensei fue a Mongolia en 1924 para llevar a cabo su meta de una gran comunidad Asiática de acuerdo con la política nacional. Lo acompañé es su búsqueda aun cuando se me pidió entrar en la armada. Viajamos por Mongolia y Manchuria. Mientras estábamos en este último, nos encontramos con un grupo de bandidos montados por lo que hubo una gran balacera. Regresé el fuego con una mauser y entonces procedí a correr en medio de los bandidos, atacándolos fieramente y dispersándolos. Conseguí escapar del peligro.

 

A: Entiendo Sensei, que tiene muchas conexiones con Manchuria. ¿Pasó mucho tiempo ahí?

 

O'Sensei: Después de este incidente he estado en Manchuria muy seguido. Fui consultor en artes marciales para la organización Shimbuden así como en la Universidad Kenkoku en Mongolia. Por esta razón, soy bien recibido ahí.

 

B: Ashihei Hino escribió una historia llamada "Oja no Za" en Shosetsu Shincho en la cual discute el periodo juvenil de Tenryu Saburo, el rebelde del mundo del Sumo, y su encuentro con el arte marcial de Aikido y su espíritu verdadero. ¿Esto lo incluye a usted Sensei?

 

O'Sensei: Si.

 

B: Entonces, ¿Quiere decir que estuvo asociado con Tenryu por algún periodo?

 

O'Sensei: Si, él estuvo en mi casa por cerca de tres meses.

 

B: ¿Fue esto en Manchuria?

 

O'Sensei: Si, lo conocí cuando estábamos haciendo las rondas después de la celebración del décimo aniversario del establecimiento del gobierno en Manchuria. Había un joven agradable en la fiesta y mucha gente lo animó con estos comentarios, "Este Sensei tiene una fuerza tremenda, ¿Qué tal si te pruebas con él?" Pregunté a alguien a mi lado quien era esta persona. Se me explicó que era el famoso Tenryu que había abandonado la asociación de luchadores de Sumo. Me presentaron con él y finalmente terminamos midiendo muestras fuerzas. Me senté y le dije a Tenryu, "Por favor intenta empujarme, empuja duro, no te detengas." Como conocía el secreto del Aikido, no me movió ni una pulgada. Aun Tenryu pareció sorprendido por esto. Y como resultado de la experiencia, él se hizo estudiante del Aikido. Él era una muy buena persona.

 

A: Sensei, ¿Ha estado también asociado con la marina?

 

O'Sensei: Si, por mucho tiempo. Iniciando cerca de 1927 o 28, por un periodo de cerca de 10 años fui profesor de tiempo parcial en la Academia Naval.

 

B: ¿Enseño a soldados en el tiempo que estuvo enseñando en la Academia Naval?

 

O'Sensei: He enseñado muy seguido para la milicia, empezando con la Academia Naval en 1927-28. En 1932 0 1933 inicié una clase de artes marciales en la Escuela Toyama para la armada. Entonces en 1941-42 enseñe Aikido a estudiantes de la Academia de la Policía Militar. También en una ocasión di una exhibición de Aikido por invitación del General Toshie Maeda, Superintendente de la Academia de la Armada.

 

B: Como estuvo involucrado en la enseñanza a soldados, deben haber muchos episodios con tipos rudos.

 

O'Sensei: Si. Hasta una vez me emboscaron

 

B: ¿Fue porque lo consideraban un maestro despótico?

 

O'Sensei: No, no fue eso. Fue para probar mi fortaleza. Fue en el tiempo que empezaba a enseñar Aikido a la policía militar. Una tarde mientras caminaba por los campos de entrenamiento, sentí que algo extraño sucedía, sentí que algo pasaba. De repente, de todas direcciones, de atrás de los arbustos y depresiones aparecieron muchos soldados que me rodearon. Empezaron a tirar golpes hacia mi con espadas y rifles de madera. Pero como estaba acostumbrado a este tipo de cosas no me inmuté para nada. Cuando intentaban golpearme giraba mi cuerpo hacia aquí y hacia allá y ellos caían fácilmente al tocarlos. Finalmente quedaron todos exhaustos. El mundo está lleno de sorpresas. El otro día encontré a uno de los hombres que me atacaron. Soy consejero de la Policía Militar en la prefectura de Wakayama. Durante una reunión reciente, un individuo me reconoció por lo que se me acercó sonriendo. Después de platicar unos minutos, supe que él fue uno de los hombres que me atacaron ese día hace muchos años. Mientras se rascaba la cabeza me relató lo siguiente: "Estoy muy apenado del incidente. Ese día estuvimos discutiendo si el nuevo profesor de Aikido era o no realmente fuerte. Un grupo de nosotros, policías militares de sangre caliente, discutimos el tema y decidimos probar al nuevo maestro. Cerca de 30 hombres nos escondimos y esperamos. Nos sorprendió completamente que 30 hombre seguros de sí mismos no pudieron hacer nada contra su fortaleza."

 

C: ¿Hubo algún episodio de estos mientras estuvo en la Escuela Toyama?

 

O'Sensei: ¿Competencia de fuerza? Hubo un incidente, creo, antes del episodio con la policía militar. Algunos capitanes que enseñaban en la escuela Toyama me invitaron a probar mi fuerza contra ellos. Todos estaban orgullosos de sus habilidades, y decían cosas como estas: "Fui capaz de levantar tal-y-tal peso," o "Rompí un madero de tantas pulgadas de diámetro", Yo les expliqué, "No tengo tanta fuerza como ustedes, pero puedo hacer caer gente como ustedes con tan solo mi dedo meñique. Me apenaría tumbarlos, por lo que en su lugar hagamos esto." Extendí mi brazo derecho y puse la punta de mi dedo índice al final de un escritorio y los invité a ponerse sobre su estómago sobre mi brazo. Uno, dos, y entonces tres oficiales sobre mi brazo, para entonces todo tenían los ojos abiertos. Continué hasta tener seis hombres sobre mi brazo y entonces le pedí al oficial que estaba más cerca de mí que me diera un vaso de agua. Mientras bebía el agua con mi mano izquierda todos permanecieron callados e intercambiando miradas.

 

B: Además del Aikido, debe tener una fuerza física tremenda

 

O'Sensei: No realmente. Kisshomaru Ueshiba: Por supuesto que él posee fuerza, pero ésta debe ser descrita como el poder del ki, no como fuerza física. Hace algún tiempo, cuando fuimos a un nuevo asentamiento en el país, vimos a siete y ocho trabajadores intentando en vano levantar un enorme tocón de árbol. Mi padre los miró por un momento, pidiéndoles después que se alejaran porque él lo intentaría. Levantó el tocón fácilmente y se lo llevó lejos. Es totalmente inconcebible hacer tal tipo de cosas con mera fuerza física. También está el incidente que involucra a cierto Mihamahiro.

 

B: ¿El mismo Mihamahiro de la Asociación de Luchadores de Sumo Takasago Beya?

 

O'Sensei: Si, él era de la provincia Kishu. Cuando estuve en Shingu in Wakayama, Mihamahiro la estuvo haciendo bien en el Sumo. Tenía una fortaleza tremenda y podía levantar tres rieles que pesaban varios cientos de libras. Cuando supe que Mihamahiro estaba en el pueblo, lo invité a venir. Mientras platicábamos Mihamahiro dijo, "También he oído que usted Sensei, posee una gran fortaleza. ¿Porqué no probamos nuestras fuerzas?" "Está bien, te puedo controlar con tan solo mi dedo índice," le contesté. Entonces le permití que me empujara mientras estaba sentado. Este tipo capaz de levantar enormes pesos se hinchó y resopló pero no pudo moverme. Después de esto, redireccioné su fuerza alejándola de mí por lo que salió volando. Mientras caía lo presioné con mi dedo índice, y él permaneció totalmente inmovilizado. Fue como si un adulto inmovilizara a un bebe. Después le sugerí que empujara contra mi frente. Sin embargo nuevamente no pudo moverme. Extendí mis piernas hacia delante, y balanceándome, levante mis piernas del piso mientras él seguía empujando. Quedo tan sorprendido que empezó a estudiar Aikido.

 

A: Cuando dice que presiona a una persona con un solo dedo, ¿presiona un punto vital?

 

O'Sensei: Dibujo un círculo alrededor de él. Su poder se encierra dentro de ese círculo. No importa que tan fuerte sea, no puede extender su poder fuera del círculo. Se vuelve impotente. Así, si presionas a tu oponente mientras estás fuera de su círculo, lo puedes controlar con tu dedo índice o tu dedo meñique. Esto es posible porque tu oponente se ha vuelto impotente.

 

B: Una vez más, es una cuestión de física. También en judo, cuando tiras a un oponente o lo controlas te pones en la misma posición. En judo, te mueves en varias direcciones e intentas poner a tu oponente en la misma posición.

 

A: ¿Su esposa es también de la provincia Wakayama?

 

O'Sensei: Si, su nombre de soltera en Wakayama fue Takeda [sic].

 

A: El nombre de la familia Takeda está estrechamente relacionada con las artes marciales.

 

O'Sensei: Lo puedes decir. Mi familia ha sido leal a la Casa Imperial por muchas generaciones. Y los hemos apoyado de todo corazón. De hecho, mis ancestros dieron todas sus propiedades y fortuna y se movieron al servicio de la Familia Imperial.

 

B: Puesto que usted también Sensei, se ha movido continuamente desde que era joven,¿Ha de haber sido muy difícil para su esposa?

 

O'Sensei: Puesto que estuve muy ocupado no tuve mucho tiempo libre para pasar en casa.

 

Kisshomaru Ueshiba: Como la familia de mi padre fue adinerada, pudo seguir un entrenamiento estético en las artes marciales. Además, otras de las características de mi padre es que a él le importa poco el dinero. El siguiente incidente tuvo lugar cierta ocasión. Cuando mi padre se estableció en Tokio en 1936, su segunda visita a la capital, primero vino solo y después los siguió la familia en 1937, que venía de Tanabe. El lugar donde todos nos quedamos fue Sarumachi, Shibashirogane en Tokio. Rentamos el lugar con la ayuda del Sr. Kiyoshi Yamamoto, hijo del General Gambei Yamamoto. En ese tiempo, mi padre era dueño de una gran cantidad de propiedades en los alrededor de Tanabe, incluyendo campos cultivados, no cultivados y terreno montañoso. Sin embargo él tenía muy poco efectivo. Tenía que pedir prestado para vivir. A pesar de eso nunca se le ocurrió vender la tierra, y no solo eso, cuando sus estudiantes traían ofrendas mensuales les respondía, "No quiero este tipo de cosas". Les dijo que la ofrecieran al kamisama (deidad) y nunca acepto dinero directamente. Y cuando tenía la necesidad de dinero, humildemente se presentaba frente al altar del kamisama y recibía regalos de la deidad. Nunca pensamos en cobrar dinero por budo. El lugar de entrenamiento de esos días era el cuarto de billar en la mansión del conde Shimazu. Muchos dignatarios, incluyendo oficiales militares como el Almirante Isamu Takeshita, así como muchos aristócratas venían a practicar. El nombre que usábamos era aikijujutsu o Ueshiba-ryu aikijutsu.

 

B: ¿Cuál es una buena edad para empezar a entrenar Aikido?

 

Kisshomaru Ueshiba: Puedes empezar a entrenar alrededor de los 7 u 8 años, aunque idealmente un entrenamiento serio debería comenzar por los 15 o 16 años. Físicamente hablando, el cuerpo se fortalece y los huesos se hacen más fuertes a esa edad. Además, el Aikido contiene muchos aspectos espirituales (por supuesto, también otras formas de budo), por lo que a esa edad uno comienza a adquirir un perspectiva del mundo y la naturaleza del budo. Por todo esto, yo diría que 15 o 16 años son una buena edad para iniciar el estudio del Aikido.

 

B: Comparado con judo, en Aikido hay pocas ocasiones donde uno agarra con su oponente. Así que no se requiere de mucha fortaleza física en Aikido. Por otro lado, puedes manejar a no solo un oponente sino a muchos oponentes al mismo tiempo. Esto es verdaderamente ideal como un budo. En este sentido, ¿hay muchos bravucones que han venido a estudiar Aikido?

 

Kisshomaru Ueshiba: Por supuesto, este tipo de individuos se inscriben también, pero cuando este tipo de personas estudian Aikido con la intención de usarlo como un instrumento para pelear, no duran mucho. Budo no es como bailar o ver una película. Llueva o haya sol, debes practicar todo el tiempo durante toda tu vida si quieres progresar. En particular, el Aikido es como un entrenamiento espiritual utilizando una forma de budo. No puede ser cultivado como una herramienta por aquellos que lo quieren para pelear. También, aquellos inclinados hacia ese tipo de violencia cesan de comportarse de esa manera cuando aprenden Aikido.

 

B: Ya veo... Por medio de un entrenamiento constante dejan de comportarse como bravucones.

 

O'Sensei: Como el aikido no es un bu (método marcial) de violencia sino un arte marcial de amor, no te comportas violentamente. Conviertes la violencia de tu oponente en una forma gentil. No se comportan más bravuconamente.

 

B: Ya veo. No es controlar violencia con violencia, sino transformar la violencia en amor.

 

A: ¿Qué en lo que enseñas primero como los fundamentos del Aikido? En judo uno aprende ukemi (caer)?

 

Kisshomaru Ueshiba: Primero, movimientos del cuerpo (taisabaki), después flujo de ki.

 

A: ¿Qué es flujo de ki?

 

Kisshomaru Ueshiba: En aikido, constantemente entrenamos para controlar el ki de nuestro compañero libremente por medio del movimiento de nuestro propio ki, al llevar a nuestro compañero dentro de nuestro propio movimiento. En seguida, practicamos como cambiar nuestro cuerpo. Mueves no solo tu cuerpo sino también tus brazos y piernas todo al mismo tiempo. Entonces todo tu cuerpo se unificará y se moverá suavemente.

 

B: Viendo una practica de Aikido, los estudiantes parecen caer naturalmente. ¿Qué tipo de práctica realizan para hacer ukemi?

 

Kisshomaru Ueshiba: A diferencia del judo, cuando agarras a tu oponente, en aikido casi siempre mantienes una distancia. Consecuentemente, es posible un tipo libre de ukemi. En lugar de caer de porrazo como en judo, tomamos una caida circular, una forma muy natural de ukemi. Así que practicamos esos cuatro elementos diligentemente.

 

B: Entonces practican tai no sabaki (movimientos del cuerpo), ki no nagare (flujo del ki), tai no tenkan ho (cambios de cuerpo), ukemi, y entonces comienzan la práctica de técnicas. ¿Qué tipo de técnica enseñan primero?

 

Kisshomaru Ueshiba: Shihonage, una técnica para tirar a tu oponente en muchas direcciones. Esto se realiza de la misma manera que con la espada. Por supuesto, también usamos bokken (espada de madera). Como dije antes, en Aikido aun el enemigo es parte de tu propio movimiento. Puedo mover al enemigo libremente a deseo. Lo que sigue a continuación cuando práctica con lo que tengas disponibles, ya sea un jo o un bokken, se vuelve una parte de ti tanto como un brazo o una pierna. Por tanto, en Aikido aquellos que estas agarrando deja de ser tan solo un objeto, se convierte en una extensión de tu propio cuerpo. Lo siguiente es iriminage. En esta técnica entras tan pronto como tu oponente trata de golpearte, y al mismo tiempo, se hacen dos o tres atemi (golpes). Por ejemplo, el oponente golpea a un lado de tu cara con su puño o el canto de la mano (tegatana). Utilizando el poder de tu oponente, abres tu cuerpo hacia la izquierda mientras guías la mano derecha de tu oponente con tus dos manos extendidas, continuando la dirección de su movimiento. A continuación, sosteniendo la mano de tu oponente la mueves en un movimiento circular al derredor de su cabeza. Él caerá entonces con sus manos que envuelven su cabeza? Esto también es flujo de ki? Existen teorías sofisticadas acerca de este tema. Se deja al oponente totalmente impotente, o bien, el poder del oponente es guiado en la dirección que lo quieres llevar. Así que mientras más poder tenga el oponente, más fácil será para ti. Por otro lado, si chocas con el poder de tu oponente no podrás ganar si te enfrentas a una persona muy fuerte.

 

O'Sensei: Tambien, en aikido tu nunca vas en contra del poder de atacante. Cuando él ataca golpeando o cortando con un espada, existe esencialmente una línea o punto. Todo lo que necesitas en evadir este.

 

Kisshomaru Ueshiba: Despues hacemos las siguientes técnicas: Ikkyo sentado de un ataque shomenuchi, nikyo, técnicas a las articulaciones y técnicas de control, y así ?

 

B: El Aikido contiene muchos elementos espirituales. ¿Cuánto tomará el adquirir una compresión básica del Aikido iniciando desde el principio?

 

Kisshomaru Ueshiba: Puesto que hay gente coordinada y no coordinada no puedo hacer una afirmación general, pero cuando una persona practica cerca de tres meses podrá tener una idea de lo que es el Aikido. Aquellos que han completado tres meses de práctica podrán entrenar por seis meses. Si practicas seis meses, podrás continuar indefinidamente. Aquellos que tengan un interés superficial abandonaran antes de los tres meses.

 

B: Entiendo que habrá examenes para shodan el próximo 28 de este mes. ¿Cuántos cintas negras existen actualmente? 

 

Kisshomaru Ueshiba: El rango más alto es 8vo grado, y hay cuatro de ellos. Existen seis 7mo grado. Y los poseedores de 1er grado son muchísimos, pero por supuesto este número incluye aquellos que se pusieron en contacto con Hombu Dojo después de la guerra.

 

B: Entiendo que existe un considerable número de gente aprendiendo Aikido en países extranjeros.

 

Kisshomaru Ueshiba: El Sr. Tohei ha visitado Hawai en los Estados Unidos con el propósito de enseñar Aikido. El lugar más popular para el aikdo es Hawai, donde hay 1,200 o 1,300 estudiantes. Este número para Hawai prodría ser equivalente a 70,000 u 80,000 aikidokas en Tokio. También hay uno pocos cintas negras en Francia. Hay un francés que empezo a estudiar Aikido después que se lastimó practicando judo. Quería experimentar el espíritu del Aikido pero no podía realizarlo en Francia. Sintió que para buscar el verdadero espíritu del Aikido tenía que ir al lugar de nacimiento del arte. El explicó que es por esto que vino a Japón. El embajador de Panamá esta también estudiando Aikido, pero parece que el clima en Japón es muy frío para él por lo que no practica en el invierno. También, hay una dama llamada Onoda Haru quien fue a Roma a estudiar escultura. Ella ha venido al dojo desde el tiempo que era estudiante en la Escuela de Bellas Arte en Tokio. Acabo de recibir una carta de ella donde dice que encontró a un Italiano que practica Aikido, y que la ha tratado muy bien.

 

A: ¿Y en lo que concierne a la interpretación de las técnicas de Aikido?

 

O'Sensei: Los puntos esenciales son masakatsu, agatsu, y katsuhayai. Como dijo anteriormente, masakatsu significa "Victoria correcta", y agatsu significa "ganar de acuerdo con la misión celestial que se te ha dado." Katsuhayai significa "el estado mental de rápida victoria." A: El camino es muy largo, ¿No es cierto? O'Sensei: La via del Aiki es infinita. Tengo 76 años, y aun continúo mi búsqueda. Dominar el camino del budo o de las artes no es una tarea fácil. En Aikido debes entender cada fenómeno del Universo. Por ejemplo, la rotación de la tierra y los más intrincados y alejados sistemas del Universo. Es un entrenamiento de toda la vida.

 

B: De modo que, aiki es la enseñanza de kami así como el camino marcial. Entonces, ¿cual es el espíritu del Aikido?

 

O'Sensei: Aikido es ai (amor), tú haces este gran amor del Universo en tu corazón, y entonces debes hacer tu propia misión la protección y amor para todas las cosas. El llevar a cabo esta misión debe ser el verdadero budo. Verdadero budo significa ganar sobre uno mismo y eliminar el corazón combativo del enemigo? No, es un camino de absoluta auto perfección en el cual todo enemigo es eliminado. La técnica del aiki es entrenamiento asceta y un camino por el que alcanzaras un estado de unificación de cuerpo y espíritu al alcanzar los principios del Cielo.

 

B: Entonces aiki es el camino para la paz mundial.

 

O'Sensei: La meta final del aiki es la creación del cielo en la tierra. En todo caso, el mundo entero debe estar en armonía. Entonces no tendremos la necesidad de bombas atómicas o de hidrógeno. Podrá ser un mundo placentero y confortable. 

 

Traducción por Ch. Leyes.

Tomado de: http://www.aikicatalunya.org/portal/index.php?Itemid=30&id=14&option=com_content&task=view